lunes, 25 de marzo de 2013

Y mañana los árboles van a ser violetas y su verde se plasmará en mi cara y el rojo de tus labios en los caminos y los caminos serán eternos. Mi corazón robará el azul del cielo, que será un reflejo de nuestro abrazo, y este se tornará un diamante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Exégesis

-

-