jueves, 12 de julio de 2012

Bienvenida Melinda


Estoy mareada, y cansada, algo está cambiando en mí.
Miguel, te tengo que decir algo.
Te vas a llamar Melinda.
Faltan siete meses, estamos emprendiendo un viaje tan hermoso, no puedo creer que todo haya pasado tan rápido, tengo una panza enorme, ya no veo mis pies, estoy llena de felicidad.
Melinda, solo faltan cinco meses ¿te gustará tu nuevo cuarto? La familia llama todos los días. Todos están impacientes  por conocerte. Miguel esta entre feliz y aterrado.
En cuatro meses va a llegar esa maravilla.  ¿Cómo serán sus ojos? Tengo mucha hambre y estrés, cada día te quiero más.
Melinda nos tiene locos, llega en dos meses y medio, esperamos tanto tiempo que ya no podemos más… siento que la conozco aún sin haberla visto, pero es algo más fuerte… la siento. La siento en mi vientre.
Por momentos me da miedo que la espera acabe, es que yo la protejo y ella a mi. Somos una. Me siento tan llena de vida, me siento completa… Siento seguridad y felicidad. Por momentos pienso que ella me escucha, yo le hablo, le cuento como me fue en el día, Miguel siempre me abraza con cuidado y me dice que somos sus tesoros.
Oh Melinda, Melinda, como te quiero, como te siento falta tan poco… tan poco. Todas las noches sueño con vos, con tu cara, tus ojos , tu boca, tus manitos, te siento, te siento tan hermosa.

Dentro de dos meses  vas a llegar, oh amada Melinda, estos últimos días fueron un poco cansadores, mis pies están hinchados, Miguel muy alterado, la familia llama todo el tiempo y el estrés me está matando, pero vos… vos lo vales amor mio, espero tu llegada con unas ansias increíbles, por momentos pienso que me estoy volviendo loca, estoy bastante adolorida, me duele mucho el cuello y la cintura, pero es el pequeño precio que hay que pagar para obtener el precioso fruto del amor.

Melinda, estoy fatigada, los días se hacen tan largos y agotadores, quiero que llegues, nada más, tenerte en mis brazos y besarte, y cuidarte y decirte cuanto te esperé y cuanto te amo. Falta un mes y medio, ¡parece mentira!
 Un mes, un mes, un mes, un mes, un mes, ¡ni siquiera puedo dormir! Que emoción

Melinda está enorme, uy que vergüenza, Migue, sácame de acá, me estoy haciendo pis encima… ¡No lo puedo controlar! Espera…

Sos como te soñé. Bienvenida, Meli.



Clara. González. Casella 




-

-